El sector del mueble denuncia a Feria Valencia por competencia desleal

23/DIC/2013

La patronal del comercio del mueble valenciana, Fecomvac, con apoyo de la confederación española del sector, anunció este viernes que denunciará a Feria Valencia por infringir la ley de contratación de las administraciones públicas y por competencia desleal. Los comerciantes consideran ilegal el plan de Feria Valencia de ceder en régimen de alquiler uno de sus siete pabellones a una iniciativa privada, conocida como Teyoland, infringiendo para ello todos los requisitos de la contratación pública.

Domingo Quintero, portavoz de la plataforma de comerciantes creada para intentar parar el proyecto, recordaron que la Sindicatura de Comptes ha insistido en que la feria forma parte del sector público y debe sujetarse a sus limitaciones. Y que lo mismo ha establecido el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

El proyecto de Teyoland, que anunció su intención de abrir al público en mayo, se ha presentado como una versión española de la multinacional sueca del mueble Ikea, y habría alcanzado acuerdos con 300 fabricantes para llevarlo a la práctica.

El sector del mueble denuncia a Feria Valencia por competencia desleal

23/DIC/2013

Las ferias no pueden vivir sin estrellas. No se puede llenar un periódico de meritorios intentos ni abogar eternamente por lo cabal y lo viable. Las portadas necesitan relámpagos y las industrias que rodean la fabricación de muebles (de la hostelera a la propia información especializada) se ahogan sin brillos, novedades y excentricidades. Así, como puestos de acuerdo, los viejos lobos del Salone del mueble de Milán se han guardado un as en la manga para la feria que se inaugura el martes.

Como si de un talismán ahuyenta-crisis se tratara, casi todos han descubierto, entre sus novedades, una pieza escultórica. La duda está en saber si estos productos se quedarán en trabajos de pasarela (ideados para dar de qué hablar y no pensados para entrar en producción) o si, por el contrario, se fabricarán en series más limitadas afrontando también la cara más elitista de ese arte útil que es el diseño.

Todo un zoo de sillas y sillones

23/DIC/2013

Sillones en forma de pulpos que extienden sus tentáculos por la sala, animalitos tiernos y desvalidos creados con los restos de la sociedad consumista, trofeos domésticos de lana tejida o taquitos de madera. Será la nostalgia por el paraíso perdido o el sentimiento de inseguridad e incertidumbre que la crisis parece haber agudizado, pero hay cada vez más creadores que se inspiran en el reino animal para sus obras. “La colección Animal Chairs nace de la voluntad de acercar a lo cotidiano y urbano ciertas especies de animales, que se encuentran seriamente amenazadas de extinción. Elegí la silla y el sillón, porque con la cama son el elemento doméstico más universalmente cotidiano, así que para acercar los animales elegidos -pulpo, ballena, elefante, morsa y rinoceronte- sería bueno concederles un espacio en nuestras vidas diaria, a través de la unión de los dos conceptos, silla y animal. De esta forma les conferimos un lugar vital y al mismo tiempo le damos cabida en nuestra conciencia humana”, explica el diseñador asturiano, afincado en Cádiz, Máximo Riera, que presentó su colección en la anterior edición del London Design Festival.

Las piezas, que se producen en Londres, desde donde se comercializan a todo el mundo, son fabricadas en espuma comprimidas con una mezcla de alta tecnología y acabados artesanales. El paso desde los bocetos de Riera a la chaise-longue morsa o el sillón rinoceronte, se llevó a cabo en el estudio londinense JH May, entre cuyos clientes se cuentan Zaha Hadid y empresas como Ferrari y Chanel. “El proyecto, que se basa en un sentido multi-disciplinar del arte, combina diseño gráfico y 3D, ingeniería y manufactura. Cada pieza se realiza en una edición limitada numerada, con su certificado correspondiente”, indica Riera. El diseñador está trabajando en un ciervo volador, un escarabajo sobredimensionado y dos piezas acéfalas, el sapo y la cebra, que están a punto de salir en fase final de producción.